FIORI SENSI

Fiori Sensi, Flores y Sentidos. La marca nace de mi pasión por los aromas, los colores, las terapias naturales y los detalles, esos detalles que activan nuestros sentidos y nos encienden emociones como la alegría, el asombro, la nostalgia de un aroma, la relajación, la armonía.

Fiori Sensi es la ayuda para la búsqueda del equilibrio en las  emociones diarias, a través de  la aromaterapia, la colorterapia y las Flores de Bach. Es el llamado a vibrar en esencias florales, aromas y colores que ayudarán a reactivar el sistema inmunológico y a favorecer la autosanación por dentro. 

Te invito a recorras la web y el blog para que conozcas en detalle de qué tratan estas terapias que tienen como objetivo sanar y equilibrar energéticamente nuestro organismo.


 








Los productos de esta tienda están elaborados con materias primas 100% orgánicas, puras y naturales de óptima calidad. 

En aromaterapia uso aceites esenciales naturales, aceites vegetales de Jojoba y Argan. 

Las Flores de Bach son importadas de Inglaterra y todas están certificadas por la firma Bach®.

Las velas son elaboradas con cera soja y aceite de coco, totalmente ecológicas sin aditivos ni agregados. Perfumadas con aceites esenciales puros y aceites perfumados de primera calidad. 


Cada producto es elaborado cuidadosamente a mano, dedicando un tiempo especial a la presentación de cada detalle. 



SOBRE AROMATERAPIA


La Aromaterapia es una disciplina terapéutica que aprovecha las propiedades de los aceites esenciales extraídos de las plantas para restablecer el equilibrio y armonía del cuerpo y de la mente para beneficio de nuestra salud y belleza.

Es un método natural y holístico, basado en la utilización de Aceites Esenciales Puros para conseguir cambios positivos en la salud mental y corporal.

El uso de aceites esenciales en beneficio de la Salud es muy antiguo. Si bien comienza como técnica terapeútica en Francia en 1928, su origen se remonta a la época de los Faraones en Egipto. Cuando abrieron la Tumba de Tutankamonn encontraron allí vasijas de alabastro con Incienso, esto sucedió en el año 1922 y había sido colocado en el año 3.000 antes de la Era Cristiana.

Los aceites esenciales se encuentran dentro de las plantas, no son la planta entera, pero tienen las mismas sustancias orgánicas que la mantienen viva.

Actúan por el olfato y la piel porque el cerebro, el sistema nervioso y los órganos sensoriales derivan del ectodermo, capa externa del embrión, de la cual también deriva la piel. Ese origen común hace que en toda la vida se mantenga una conexión íntima entre ellos.

En Egipto los Médicos eran Perfumistas y Sacerdotes, curaban a las personas con aromas.

El sentido del olfato es fundamental para la vida. Cuando las moléculas odoríferas hacen contacto con la mucosa interna de la nariz, se desencadena un estímulo nervioso que da origen al nervio olfatorio que llega al cerebro y desencadena reacciones automáticas e involuntarias.

El nervio olfatorio tiene tres terminales importantes:

La corteza cerebral, donde se discrimina qué tipo de aroma se percibe; el hipotálamo, que regula la vida neurovegetativa y hormonal, y el sistema límbico donde se encuentra almacenada la memoria, memoria evocativa y sensitiva.

Los aceites esenciales puros se extraen de las plantas y se pueden aplicar sobre la piel, diluídos en aceites vehiculares o cremas. Actúan generando estados diferentes de acuerdo a sus características. Algunos aceites esenciales tienen efectos calmantes, relajantes, energizantes y estimulantes.

En el siglo XVI se obtuvieron más de sesenta esencias diferentes, momento en el que Francia se convirtió en el centro principal de la elaboración de perfumes y aceites esenciales.

Sin embargo, no fue hasta 1928 que la aromaterapia fue bautizada como tal, gracias a que René Maurice Gattefossé, se cuenta que mientras trabajaba con aceites esenciales en el campo de la cosmética, accidentalmente, se quemó una mano en el laboratorio. Para calmar el ardor, la sumergió en aceite esencial de lavanda y notó que se refrescaba y evitaba el dolor. Durante varios días, realizó esa práctica. Fue tal el interés que le produjo esa revelación que comenzó a estudiar las propiedades de los aceites esenciales puros y, en 1932, escribió un libro sobre el tema.

Marguerite Maury, bioquímica austríaca, fue pionera en el uso de la aromaterapia combinada con masajes. Se dio cuenta de que, si bien en un comienzo encontraba el efecto del aceite esencial en la piel, también se registraban cambios en el estado de ánimo. A partir de sus conclusiones, inauguró la primera clínica de aromaterapia en Londres.

Actualmente, muchos médicos y científicos toman a la aromaterapia como una necesaria y efectiva terapia holística y energética que embellece nuestro aspecto físico y al mismo tiempo equilibra física, mental y espiritualmente.




SOBRE LAS FLORES DE BACH


«Gracias a su alta frecuencia de vibración, determinadas flores, arbustos y árboles silvestres tienen la fuerza para incrementar la vibración humana y abrir nuestros canales para que fluyan los mensajes de nuestro yo espiritual, así como para colmar nuestra personalidad de las virtudes que más necesitamos, haciendo que se disuelvan las carencias que nos causan sufrimiento.

Al igual que la buena música u otras cosas maravillosas e inspiradoras, las flores pueden subirnos el ánimo por completo y acercarnos más a nuestra propia alma, regalándonos paz y alejándonos de nuestro sufrimiento. No curan atacando directamente a la enfermedad, sino llenando nuestro cuerpo de vibraciones bonitas de nuestro yo superior, en presencia de las cuales se derrite la enfermedad como nieve bajo el sol.

No hay ningún tratamiento verdadero sin alterar la visión de la vida, la paz del alma o de la compasión interior».

Dr. Edward Bach


El sistema terapéutico consiste en una serie de 38 esencias naturales utilizadas para tratar diversos estados emocionales. Fueron descubiertas en Inglaterra por el Dr. Edward Bach entre los años 1926 y 1934.

El Dr. Bach fue un gran investigador, además médico y Homeópata. Experimentó con diversas flores silvestres, hasta encontrar 38 remedios naturales, cada uno con propiedades terapéuticas para distintos problemas emocionales. 

A estas 38 flores se les llama FLORES DE BACH.

Sus enseñanzas proponen que las enfermedades físicas tienen un origen emocional, y que si los conflictos emocionales persisten mucho tiempo, la enfermedad del cuerpo comienza a aparecer, sin embargo, al restaurar el equilibrio emocional por medio del uso de estas esencias (y un esfuerzo mental y espiritual que se desprende del conocimiento de la filosofía del sistema), se resuelve el origen de la enfermedad física. Fue de esta forma que desarrolló esta terapia de las Emociones tan útil.

Después de más de 70 años de resultados positivos, las flores de Bach han sido utilizadas como un maravilloso método para tratar los problemas mentales y emocionales de los seres vivos y acompañar en la enfermedad física. Estas emociones negativas son las que desequilibran nuestra energía vital activando la susceptibilidad a desarrollar enfermedades físicas.

Es una terapia natural, sin contraindicaciones o efectos secundarios, que no interfiere con otras terapias y con resultados positivos, y en muchos casos, rápidos y duraderos. Es una terapia complementaria a cualquier tratamiento médico avalada por la OMG.


LAS VENTAJAS DEL MÉTODO DE LAS FLORES DE BACH:


·      El Método creado por el Dr. Bach es una excelente herramienta de acompañamiento en el tratamiento médico convencional. En ningún momento se utiliza como única terapia si el paciente padece alguna patología de base que requiera tratamiento médico.

·      Es compatible con cualquier tratamiento que el paciente esté llevando a cabo ya sea alopático u homeopático.

·      No inhibe ni interfiere con ninguna medicación. No son tóxicas ni producen acostumbramiento. 

·      Por este motivo es que pueden tomarlas los bebés, niños, embarazadas, adultos y ancianos.

·      En resumen: el tratamiento tiene en cuenta y considera la actitud que el paciente tiene sobre su problemática ayudando a mitigar el dolor y angustia que ésta le causa. Impulsa el desarrollo de los aspectos positivos de la personalidad y abre una oportunidad de expresar los sentimientos del consultante con respecto al momento que está vivenciando. 


¿Cómo funciona?


Para poder disfrutar plenamente de todo eso que nos gusta debemos muchas veces trabajar esas emociones que nos frenan, nos perturban, nos pesan, esos estados emocionales que el Dr. Edward Bach clasificó como negativos: el miedo, la incertidumbre, el desinterés, la soledad, la depresión, el abatimiento, la preocupación. Todos en algún momento de la vida transitamos por alguno o algunos de esos estados frenadores. Las Flores de Bach nos ayudan a adquirir mayor autoconciencia emocional impulsando nuestro camino de evolución  y desarrollo personal.

Bach desarrolló un método basado en las flores, los árboles y el agua de manantial que disponen de la fuerza para conseguir de nuevo el equilibrio mental en el ser humano. Sus 38 esencias tienen el potencial de promover la fuerza anímica y de ayudar al ser humano en la superación de sentimientos negativos.

No se debe luchar contra las debilidades del carácter, sino más bien convertirlas de forma consciente en algo positivo. Según Bach, la mejora de 38 síntomas básicos se lleva a cabo en cinco pasos. En un principio hace falta reconocer las debilidades. Paso siguiente, se aceptan las mismas y se les asigna al pasado. Posteriormente, se selecciona y consume las esencias apropiadas de las 38 flores de Bach. A partir de este momento, el ser humano tiene que enfocarse en su tarea vital. Por medio de una asignación a conciencia es posible convertir los comportamientos negativos en fuertes de carácter.


Edward Bach diferencia entre siete grupos de emoción, a los cuales asigna las 38 esencias. Los grupos de Flores de Bach categorizan los estados de las debilidades del carácter, que se pueden superar por medio de las Flores de Bach. 


El primer grupo resume los sentimientos de miedo y preocupación.

El miedo puede tener muchas facetas. Los sentimientos del temor pueden empezar con un nerviosismo escondido y llegar a ataques de pánico agudos. Igualmente, puede haber diferentes orígenes o provocadores de miedo. Bach conoce las 5 flores que mitigan los diferentes estados de miedo y preocupación: Aspen, Cherry Plum, Mimulus, Red Chestnut, Rock Rose. 


El segundo grupo resume los sentimientos de inseguridad.

La inconstancia, la indecisión, la duda y la baja tolerancia a la frustración son tan solo algunos de los rasgos de esta personalidad, en los cuales se refleja la inseguridad. Gracias al apoyo que brindan las seis flores de Bach, la personalidad insegura e incluso tímida puede encontrar de nuevo valor y seguridad: Cerato, Gentian, Gorse, Hornbeam, Scleranthus, Wild Oat.


El tercer grupo reúne las emociones relacionadas con la falta de interés en el presente.

Son diversas las causas que pueden llevar a que la mente de una persona permanezca en el pasado o sueñe con el futuro, en vez de quedarse en el presente. Siete flores de Bach ayudan a la personalidad a estar más atenta y despiertan el interés y el foco en el aquí y el ahora: Chestnut Bud, Clematis, Honeysuckle, Mustard, Olive, White Chestnut, Wild Rose.


El cuarto grupo reúne las emociones relacionadas con la soledad.

Los sentimientos de soledad y aislamiento se pueden manifestar en diferentes conductas. Las causas de que una personalidad se sienta sola y aislada del mundo exterior son tan diversas como las consecuencias. El Dr. Bach recomienda tres flores que refuerzan un sentimiento de unión con las demás personas: Heather, Impatiens, Water Violet. 


El quinto grupo reúne las emociones relacionadas con la hipersensibilidad al entorno.

Las personas en este estado son muy susceptibles a las opiniones, ideas y estados de ánimo de otras personas. Por diferentes motivos tienden a dejarse guiar por influencias externas y a ser demasiado maleables por los sentimientos y deseos de otros. Cuatro flores de Bach ayudan a poner cada vez más el foco en los puntos fuertes y las necesidades de uno mismo: Agrimony, Centuary, Holly, Walnut


El sexto grupo reúne las emociones relacionadas con el desánimo y la desesperación.

La personalidad está invadida por el desánimo y el dolor en distintas manifestaciones. Bach no ve únicamente los rasgos de la personalidad en los que aparecen el sufrimiento y la falta de esperanza, sino que describe también las posibles causas de la pena y la desesperación. Para ello escoge ocho flores que permiten aliviar el dolor del alma: Crab Apple, Elm, Larch, Oak, Pine, Star of Bethlehem, Sweet Chestnut, Willow. 


El séptimo grupo reúne las emociones relacionadas con la preocupación extrema por los demás.

Las personas de este grupo hacen que su estado de ánimo dependa mucho de cómo estén los demás. Tener un compromiso o empatía exagerados por otras personas, compararse continuamente con ellas o inmiscuirse en su estilo de vida pueden suponer una carga para la vida de uno mismo. Hay siete flores de Bach que refuerzan la apreciación del bienestar propio: Beech, Chicory, Rock Water, Vervain, Vine. 




"Así pues, vemos que nuestra victoria sobre la enfermedad dependerá principalmente de lo siguiente: primero, hay que tener conciencia de la Divinidad que hay dentro de nosotros y de nuestro consiguiente poder de superar las adversidades; segundo, hay que saber que la causa básica de la enfermedad obedece a la falta de armonía entre la personalidad y el alma; tercero, hay que tener la voluntad y la capacidad de descubrir el defecto que causa semejante conflicto; y en cuarto lugar, hay que suprimir ese defecto desarrollando la virtud contraria". Dr. Edward Bach










Mi carrito